Buscar
  • andresmira9

CÍNICO Y DESCONFIADO

El cinismo es la tendencia a pensar que nadie es bueno y sincero. Este pensamiento se revela con actitudes de sarcasmo, ironía e incluso burla. Nadie se vuelve cínico porque quiere, sino porque ha sido lastimado. Las heridas recibidas transforman un corazón que era alegre y optimista en un corazón cínico y desconfiado. La vida no es fácil y a lo largo del camino todos nos vamos a encontrar con personas malas, injustas, abusivas y egoístas. Nuestra cercanía con ellas nos va a afectar de una o de otra forma. Otras veces los planetas se van a alinear de tal forma que las circunstancias se pondrán en contra nuestra y todo terminará mal. Saldremos heridos y decepcionados. Dimos todo y recibimos nada. Esperamos algo bueno y nos llegó algo malo. Es así como comienza el proceso. Las heridas pasadas sabotean las bendiciones futuras. Escondemos nuestro corazón herido debajo de gruesas capas de temor y dudas. No queremos ser heridos otra vez y ahora vemos a los demás como heridores en potencia. Ya no confiamos en nadie. Nadie es sincero, cualquiera puede herirte. Los residuos de enojo, frustración y lástima de uno mismo se han aferrado a las paredes de un corazón que solía ser confiado y alegre. Un corazón no se vuelve cínico porque no le preocupa nada, sino porque sí se preocupa. Porque se preocupa trabaja, se esfuerza, hace lo que nadie hace, por eso una injusticia duele más. Y la indiferencia. Pero no quieres convertirte en un cavernícola aislado viviendo en una cueva. Todavía debes ir a reuniones e interactuar con los demás, incluso con los que te dañaron. Todavía debes aparentar que las cosas no te afectaron tanto. Que superaste todo. Que estás listo para la próxima oportunidad. Pero no. No estás listo y no lo superaste. Simplemente te convertiste en alguien incrédulo de todo, y aunque sonríes, siempre tienes un comentario irónico a flor de labios. Ahora a todo respondes con sarcasmo. Incluso te burlas de situaciones y de personas. Todos te miran con extrañeza. ¡Antes eras tan optimista! Entonces toman distancia de ti. Ha cambiado, dicen. Alguien dijo que los cínicos de hoy eran los optimistas de ayer. Pero te tengo buenas noticias: convertir tu corazón soñador en uno cínico y desconfiado siempre es una decisión. Dicen que a medida que envejecemos nos convertimos en más de lo que somos ahora. Tú decides qué quieres ser ahora, porque serás más de eso mañana. Debes reconocer que hay una alta probabilidad de que te equivoques en la vida. Nadie es perfecto. Sólo no se equivoca el que no hace nada. Pero eso no te debe detener si obtienes del error un aprendizaje, perdonas y sigues adelante. Un corazón cínico y desconfiado se cura cuando vuelves a soñar, cuando vuelves a tener esperanza, cuando vuelves a confiar. Te sanas cuando recuperas la pasión y cuando recuperas la pasión recuperas la energía y el entusiasmo. Un corazón cínico atraerá a ti personas cínicas. Un corazón sano lo primero que hará será cambiarte los amigos. La mayoría de las personas alrededor de ti no te van a herir. La mayoría de las puertas que están alrededor de ti no son de fracaso, son de oportunidades. Lo más valioso que tienes para traer a la mesa de cualquier ambiente donde te mueves y operes, es un corazón sano. Un corazón sano es lo más valioso que tienes para que Dios te coloque en el centro de tu propósito. Un corazón sano es lo que te llevará sin pausa hacia tu destino. Un corazón sano es con lo que te convertirás en bendición para muchos. -

Andrés Miranda

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo